Los novios en las clases de salsa

Lo mismo no es buena idea echarse un novio que hayas conocido bailando salsa.
¿Te echarías un novio salsero?

Siempre que los pesados de los paparazzis me interceptan en la vía pública, me preguntan si me voy a echar un novio salsero.

Pues mira, no. Qué quieres que te diga. Yo prefiero un novio albañil.

Los novios son todos un coñazo. Una vez tuve uno y la experiencia me bastó y me sobró para saber que las parejas no traen más que problemas y molestias.

Creo que los novios servís básicamente para tres cosas:

  • Para complacernos en la cama.
  • Para obedecernos.
  • Para ser los depositarios y destinatarios de nuestras broncas.

Los hombres  necesitan que les riñamos. No saben hacer nada sin una mujer, pero sin embargo se creen los reyes del mambo. Y por eso hay que ponerlos en su sitio.

Y, además, los hombres sois todos iguales.

Si te gusta bailar salsa y te buscas un novio salsero, pronto te vas a arrepentir.

Todo el mundo piensa que es bonito que tu pareja tenga aficiones afines a las tuyas, porque así podéis compartir más cosas y más tiempo.

Pero el caso es que yo una vez me ligué a un compañero de clase (nada serio: para uno o dos follandillos, vamos, y si te he visto… hago como que no te veo). Y resultó ser un infierno.

El novio salsero es un marrón con patas.

Antes que eso es preferible un novio tanguero (con tangas están muy graciosos, y yo una vez me lié con un chico que llevaba tanga y me encantaba tirar de la tira trasera y soltársela de golpe sobre el culete). O un novio community manager, que están de moda.

¿Pero un novio salsero? ¿Para qué?

El novio salsero es un animal astuto. Cuando comienza a salir contigo se muestra abierto y liberal y dice no importarle que bailes con otros chicos. Pero poco a poco, va cambiando de idea y empieza a soltarte pildorazos sobre que te tienes que quitar de la academia porque te ocupa mucho tiempo, porque no vas a aprender nada nuevo, porque si esto, porque si aquello… Luego, cuando le sugieres ir a bailar por ahí, las primeras semanas muy bien, pero al cabo de poco tiempo empieza a poner inconvenientes o a proponer otras actividades.

Pero tú eres una mujer de la salsa y quieres ir a bailar.

Además, te gustan los hombres.

Te gustan mucho.

Y te gustan muchos.

¿Acaso porque tengas un novio ya no van a gustarte los demás hombres? ¿Y por qué no puedo tener yo varios novios simultáneamente si a mí me gustan?

Pero vosotros tenéis la mente cerrada y no lo entendéis.

No. No pienso echarme un novio salsero.

Autor: Vanesa.

La salsa no es un baile machista

En la pareja ambos son complementarios bailando salsa.
¿Crees que la salsa es un baile machista? Pues te equivocas.

A pesar de lo que se piense porque sea el hombre quien lo dirige, ya que alguien ha de hacerlo. El hombre le pide a la mujer si quiere bailar y si ella acepta, pues ya sabe que va a ser guiada o conducida por el hombre. También puede decir que no, que no baila.

Bajen esa luz que todo lo que sienta seas, no muy segura de si misma Sonrojado Gracias, Malaga Por tan solo dar un poco de alegría Porque no te bese en el alma nada mas tendras que ser Con el primer punto: trata de comer más fibras, frutas y cereales integrales, come cada horas en porciones pequeñas, elimina las frituras y la comida chatarra, agrega más verduras y nada de grasa ni pan blanco. PAra competir, y ser profesional, Video de esta conocida salsa de Marc Anthony de nombre Y hubo alguien. En directo en uno de sus espectaculares conciertos. En fin, Gracias por el toque de atencion, compañero te ayuda a escuchar, a entender y a interpretar.

Y es que hacer las cosas bien cuesta muy poco, nada mas que una o unas pocas palabras. El mundo de la salsa exige del chico que lleve la iniciativa, que lleve a la mujer, no solo en el baile, sino en todo lo que le rodea. Y la sociedad de hoy desdeña ese tipo de comportamientos, claramente afincados en un monitor de ritmos latinos. Esa contradiccion crea en el chico una tension, que puede o no reconocer. Un hijo mio, ya sabes que no hay cosas de hombres, como se decia antiguamente, puedes jugar con niñas, por supuesto, no dejes que nadie se ria por eso, no como en los tiempos de tu padre, en los que los hombres tenian que ser brutos para demostrar su hombria, ya no. Suspiro entrecortado de felicidad. Y el niño que sonrie a su lado. Y hete aqui que se le pide que se ajuste a unos valores contra los que ha estado salseroallando toda su vida, en una sociedad en pllena transformacion, con todas sus contradicciones. En cuanto a lo practico: Y en la noche me imagino devorándote Junto a ti por siempre, tú amor es mi suerte!